MONTAÑEROS.POP
 
 
UN PASEO POR EL CIRCO
 

Como entrenamiento de cara a la travesía de Carros de Foc, nos plantamos Javiere, Richar y yo en la Plataforma de Gredos, a 1.800 metros de altitud, el último domingo del mes de agosto.

Llevábamos el material que usaríamos en Carros para irnos acostumbrando a su uso: zapatillas de trail, una mochila pequeña con "camel-bak" incorporado, barritas energéticas y un par de camisetas de manga larga por si hacia un poco de frío; lo justo e imprescindible. Iniciamos la marcha por el camino empedrado que se encuentra al final del aparcamiento. Tras unas duras rampas llegamos al Prado de las Pozas; en esta zona, aprovechando el terreno llano trotamos hasta llegar al pie de la subida de los Barrerones. Es una subida directa con un par de rampas bastante duras. Justo al final de la subida se encuentra una fuente de agua fresca y cristalina.

  Foto: Ricardo Zamarrón
  Un alto en el camino. Nos dirigimos hacia la Portilla del Rey

Traspasada esta loma iniciamos la bajada hasta la laguna con unas vistas impresionantes de todo el Circo y aprovechamos para trotar siguiendo el camino que nos llevó hasta la Laguna. Antes de llegar a ella nos desviamos hacia la derecha por un camino, marcado con hitos, que cruza el desagüe de la laguna y que tras una subida enlaza con el camino que viene del Refugio Elola. El camino sigue ascendiendo en zig-zag hasta un pequeño collado que da paso al valle del Gargantón. Un pequeño descenso suave y agradable nos llevó hasta el río.
Tras cruzarlo iniciamos la subida por un tortuoso camino que en sucesivas lazadas salva un importante desnivel en poco terreno. El camino es bastante evidente y no tiene posibilidad de pérdida. Tras una larga pero cómoda subida (este camino fue trazado a principios de siglo para facilitar el acceso al rey Alfonso XIII a los. lugares de caza de la cabra) llegamos a la Portilla del Rey, paso entre Cabeza Nevada y el Risco del Gutre, que da acceso al Circo de Cinco Lagunas. Aquí coincidimos con una pareja de corredores que estaban preparando el Cross del Mulhacén.
La bajada hasta el fondo del circo tiene su miga. En su primera parte es muy empinada; luego la inclinación se suaviza un poco, pero la dificultad no decrece pues las piedras estan bastante sueltas y nos obligaban a ir con cien ojos para no pisar en mal lugar. Una vez abajo y con las piernas bastante cargadas por el exigente descenso, aprovechamos una pequeña cascada que desagua en la laguna para rellenar los "camel-bak" y tomarnos un respiro y un tentempié, contemplando el reflejo de las montañas en las aguas de la laguna. La soledad y la quietud de este idílico lugar son sobrecogedoras.

Foto: Ricardo Zamarrón  
Felipe en lo más alto de la Galana  

Después de reponer fuerzas iniciamos la subida para salir de este profundo y cerrado circo en dirección suroeste, bordeando la laguna por su izquierda. Aquí no hay sendas trazadas; aparecen de cuándo en cuándo hitos y hay que trabajarse la subida por entre los canchales buscando cada uno el mejor sitio. En la parte final de la subida una pequeña trocha nos ayudó a controlar el corazón desbocado por esta subida a pico. Desde la Portilla de las Cinco Lagunas divisábamos las profundas gargantas que discurren hasta la comarca de la Vera y el macizo occidental, conocido también como Sierra del Barco. Aún nos quedaba ganar un poco más de altura bordeando la ladera de La Galana, entre canchales y piornos, para llegar a la Portilla del Venteadero, lugar privilegiado entre las dos vertientes de la Sierra, con espectaculares vistas panorámicas: hacia el norte, La Galana; hacia el este, El Ameal de Pablo; girando hacia el sureste el Circo de Gredos, y su pico mas elevado, el Almanzor; y hacia el sur, la llanura cacereña.
Para que no todo fuera andar subimos a La Galana, segundo pico por altitud de Gredos. Es una cima estrecha y elegante que exige de una corta y aérea trepada. Merece la pena encaramarse a lo más alto y perder unos minutos en su cima. Tras las fotos de rigor volvimos sobre nuestros pasos hasta el Venteadero, y bajamos por una canal de piedra descompuesta y con mucha inclinación hacia la cabecera del Gargantón. Desde aquí y dejando a nuestra izquierda la mole granítica del Ameal de Pablo continuamos bajando siguiendo unos hitos por terreno ora herboso, ora pedregoso, con la pendiente bastante mantenida.

 
Foto: Ricardo Zamarrón
  !Vaya bloques de piedra!

El paso por la hierba provocó que la suelade las zapatillas se mojara y al intentar pisar con firmeza en la roca sufriéramos algún que otro resbalón que nos obligó a extremar las precauciones. Los hitos nos llevaron hasta un pequeño callejón horadado en la roca por una torrentera, que en esta época del año no llevaba agua para suerte nuestra. Este terreno era bastante inclinado y requería descender resaltes rocosos que obligaban a utilizar las manos. Después de salir de esta hendidura los hitos se dirigían hacia lo que se conoce como Hoya Antón, una especie de llano pedregoso donde se juntan las distintas canales que bajan del Almanzor, el Venteadero, Ameal de Pablo y Risco Moreno. Traspasado este llano cubierto de cantos rodados realizamos un último descenso para salvar un conjunto de rocas aborregadas, vestigios de la era glacial, y llegamos al Refugio de la Laguna de Gredos/José A. Elola.

Foto: Ricardo Zamarrón  
Laguna Grande desde la cima del Morezón  

Junto a la Laguna Grande repusimos fuerzas y estiramos nuestras doloridas piernas. No nos demoramos mucho y reemprendimos la marcha bordeando la laguna por su derecha. Durante un rato seguimos el camino que baja de los Barrerones, pero después de las primeras rampas lo abandonamos por su derecha siguiendo unos hitos que nos conducían por un amplio valle hacia la cuerda del Morezón. Este es el camino habitual en invierno con esquís de travesía. La última rampa hasta el collado nos costó mucho; las fuerzas ya estaban justas y la pendiente se acentuaba, pero Javiere se encontraba como una rosa y nos retó a un sprint que por supuesto no hicimos.
Llegados a la cuerda continuamos por esta hasta llegar a la cruz que marca la cima del Morezón. Desde aquí contemplamos unas espectaculares vistas sobre la Laguna y todos las cumbres que rodean el Circo de Gredos. Tras un último vistazo a todo el recorrido ya hecho, comenzamos el descenso hacia Navasomera. La primera parte del descenso es bastante inclinada, pero también es corta y eso alivió un poco nuestras piernas; luego el camino se suaviza y sigue por prados. Aprovechamos esta zona para lanzarnos deprisa hasta el Prado de las Pozas, poniendo a prueba la resistencia de nuestras piernas después de tan dura jornada. Para rematarlo luego vino el descenso por el duro camino empedrado que nos devolvió hasta el aparcamiento en La Plataforma, punto final de este entrenamiento para nuestro gran objetivo, "Carros de Foc".

Más fotos de la ruta en este enlace

Texto: Felipe Rodríguez

NOTAS

Acceso: Desde Madrid capital a Hoyos del Espino, hay aprox. 177 kms. (unas 2h). Hay que tomar la A-6. Sobre el km 40 empieza el peaje (merece la pena). A la altura de Villacastín, se sale en dirección Ávila, tomando la A-51, que luego enlaza con la N-110 hasta Ávila capital. Una vez pasada esta población, a unos 14 kms, se entra en la N-502, que nos acerca a Salobral y Solosancho. Seguimos. Al llegar a la Venta de Rasquilla, tomamos el desvío a la derecha que nos introduce en la C-500 hasta Hoyos del Espino. Nada más entrar en las primeras casas de la población, haciendo una raqueta a la derecha, entramos en la pista a mano izquierda (junto a la estatua de una cabra), que tras 12 kms., nos deja en La Plataforma, lugar de aparcamiento.
 
Mapas: De Editorial Alpina, Sierra de Gredos (a escala 1:40.000). Incluye una breve guía de la zona.

Material: Para la ruta y el tiempo descritos, calzado de senderismo si va a ser esta la modalidad, o calzado deportivo de trail, mochila ligera que disponga de depósito de agua incorporado, y camisetas térmicas disponibles. Llevar bastones según acostumbre cada uno.

 

 
 
 
 
Inicio | Noticias | Rutas | Miscelánea | Enlaces
 
Resolución óptima: 1024x768 | Diseño: RZM & cía | Todos los derechos reservados